Botas y zapatillas de trekking

Zapatillas de Trekking

Comprar botas de trekking es una de las partes más importantes para que un viaje de montaña se convierta en una inolvidable y grata experiencia y no en una inolvidable pero desagradable experiencia. Del material de montaña, la elección de un buen calzado es quizás la decisión más importante. Todos buscamos las mejores botas de trekking y para cada persona será un tipo u otro en función de sus necesidades. Una cómoda horma y las actividades que se van a realizar en la montaña marcarán dichas necesidades.

Una de las cuestiones habituales que nos plantean a los guías de montaña a la hora de participar en una travesía de montaña de varios días como puede ser el Tour del Mont Blanc, el Tour del Monte Rosa, el Anillo de Picos de Europa o un trekking en Nepal, es explicar qué calzado recomendamos usar para una u otra actividad.

En una era en la que la especificidad de los materiales tiene un notable éxito, ya podemos adelantar que no vamos a encontrar un calzado polivalente que valga para todo tipo de actividad y mucho menos durante todo el año. Los materiales han avanzado mucho y parece que las robustas botas de montaña han dado paso a otras opciones más ligeras y modernas. El auge de las carreras de montaña y el aumento de los aficionados a los trekking y viajes de montaña han creado una demanda que ha venido que quedarse y asentarse entre los montañeros.

Bota de caña alta: La bota de montaña de “toda la vida”, robusta, versátil y polivalente. Idónea tanto para personas con o sin experiencia montañera para trekking y senderismo en casi todo tipo de condiciones (lluvia, rocas sueltas, terrenos inestables o incluso sencillas zonas de nieve). Protege el tobillo limitando su movilidad y evitando así posibles esguinces. En días calurosos de verano puede resultarnos muy cálida y su uso ha perdido adeptos debido a lo peso pesadas que nos pueden resultar.

Botas de montaña

Botas de media caña: Resistentes y ligeras (más ligeras que las de caña alta pero más pesadas que las zapatillas de aproximación). Confiere una suficiente sujeción del tobillo y aportan buena protección en terrenos agrestes con piedras, lluvia o barro. Para zonas de nieve no están recomendadas. Suelen ser la opción más usada por personas que están habituadas a caminar por la montaña y buscan un equilibrio entre peso y buenas prestaciones.

Bota de trekking

Zapatillas de aproximación: Ligeras pero robustas suelen tener el exterior reforzado con banda de goma para aumentar la protección frente a los golpes y evitar el desgaste prematuro. Son recomendadas para personas expertas, el tobillo no está protegido, permiten gran movilidad  por lo que el riesgo de tener un esguince de tobillo es notable. En zonas de pedrera o gravera suelen entrarle pequeñas piedras con facilidad. Indicadas para verano y nada recomendadas para zonas donde hay nieve.

Zapatilla de trekking

Zapatillas de trail: Destinadas para las carreras de montaña. Son muy ligeras y cómodas presentando una gran especificidad según el tipo de terreno, la distancia de la competición y el tipo de corredor. No están indicadas para largas marchas de trekking donde vanos a transitar por terrenos agrestes cargados con nuestra pesada mochila.

Zapatilla Trail Running

Cada trekking va a requerir el uso de un tipo de calzado:

Trekking en Picos de Europa: Nos encontraremos un terreno muy abrupto y agreste compuesto de roca caliza en el que es muy necesario un buen calzado que tenga robustez, suela con buen agarre y nos sujete el tobillo. En cambio, usar unas zapatillas de trail en este terreno durante una travesía de varios días significa que pondremos en riesgo nuestros tobillos o una posible lesión y las zapatillas sufrirán demasiado, acabando seguramente reventadas.

Trekking en Pirineos: Aquí hay amplia variedad de itinerarios y terrenos. Por ejemplo la Senda de Camille, el Pass de Arán o Carros de Foc discurren por buenos caminos pero también habrá ocasiones en que tengamos que transitar por terreno rocoso más incómodo. Por contra, el Tour del Vignemale, el Trekking y ascenso a Monte Perdido o la Porta del Cel transitan por terrenos más rocosos y abruptos, en ocasiones con ausencia de caminos. Según la experiencia de cada persona y el itinerario a seguir será conveniente un calzado u otro.

El Tour del Mont Blanc o el Tour del Monte Rosa: Ambas travesías discurren por buenos y sencillos caminos, poco pedregosos, poco técnicos. Aparentemente, estas sendas nos van a permitir un calzado más sencillo, pero claro, hay que tener en cuenta que la actividad se desarrolla en Alpes pasando por alturas cercanas a los 3.000 metros y un cambio brusco de tiempo nos puede suponer un problema, por tanto, una bota de media caña puede será la adecuada.

Trekking del Everest: En los viajes de montaña a otros países donde vamos a pasar muchos días y nos vamos a mover por distintos terrenos y altitudes, es conveniente llevar dos pares diferentes de calzado. Por seguir el ejemplo, las primeras etapas que transitan por altitudes bajas en el Trekking de Everest, el Trekking del Annapurna y otros circuitos de montaña en Nepal, se pueden realizar con una zapatilla de aproximación o incluso con una zapatilla robusta de trail. En cambio cuando nos encontramos en altitudes considerables, como puede ser a partir de los 3.500 metros, es conveniente contar con el equipamiento de una bota de montaña que nos aporte mayor protección, calidez y seguridad.

Podrías estar interesado en …