Rutas en el Parque Natural de Ponga

Realizar rutas de montaña por el Parque Natural de Ponga es introducirse en profundidad en la naturaleza. Este desconocido territorio se ubica en Asturias, en la Cordillera Cantábrica. Su abrupta orografía forma un complejo relieve con grandes diferencias de altitud en muy pocos kilómetros, desde las zonas bajas, a 300 metros de altitud, a la cumbre de las montañas que superan los 2.100 metros. Los límites de este territorio están anexados, de forma natural, al Parque Nacional de Picos de Europa y al Parque Natural de Redes formando así un enorme territorio de bosques, pueblos y montañas.

Pueblo de Viego y vista del Tiatordos

Nos encontraremos con grandes hayedos que albergan fauna como el lobo, ciervo, urogallo, águilas reales e incluso en gran oso pardo. Mencionando un par de ejemplos, podemos hablar del bosque de la Salguerosa que viste con sus hayas la Sierra de Llobiles o el gran bosque de Peloño, uno de los mágicos lugares que nos puede mostrar el Parque Natural de Ponga. Los espectaculares hayedos tapizan las laderas de las montañas dotando de distintos colores, según la estación del año, al majestuoso paisaje, toda una exhibición de la naturaleza.

Pueblos abandonados como Tolivia, Vallemoru o Biamón, donde solo vive una persona, quizás nos permiten descubrir, caminando sobre el abrupto terreno, por qué han quedado deshabitados hace ya muchos años. La vida de sus antiguos habitantes resultaba muy dura. El aislamiento de la zona, sus malas comunicaciones por inverosímiles carreteras marcaron la despoblación que sufren los pocos pueblos que hay en el parque natural.

Vista de Picos de Europa

Otros enclaves para descubrir en nuestras rutas son la Vega de Arcenorio, una verde y espectacular majada pastoril rodeada de montañas en la que se encuentra la Ermita de Arcenorio, bajo las grandes montañas de Peña Ten de 2.142 metros y Pileñes de 2.019 metros. La Vega de Ventaniella, también con su pequeña ermita, se encuentra en un precioso paraje rodeada de bosques y montañas. Por aquí existió una vía de comunicación con la provincia de León que ahora solamente utilizamos lo montañeros para nuestras aventuras.

Montañas de altitud moderada como puede ser Peña Subes de 1.479 metros, el Sen de los Mulos con 1.505 metros o Peña Salón de 1.245 metros, nos mostrarán fortísimos desniveles si partimos desde el Desfiladero de los Beyos, a orillas del Río Sella. Si nos gusta la montaña, aquí podremos acercarnos a muchas de ellas, Peña Mora, Peña Negra, Colláu Zorru, Recuencu, Pierzu, Niajo, Pozalón, Peña Taranes… Todas y cada una de ellas, más altas o más bajas, nos revelarán sorprendentes lugares que son la esencia de este territorio.

Vista desde la cumbre del Pico Raso, Parque Natural de Ponga

El pequeño pueblo de San Juan de Beleño es capital del Concejo de Ponga, nos podremos alojar y disfrutar de una comida tradicional en La Fonda de Ponga. Desde aquí tendremos fabulosas vistas de los murallones del Pico Tiatordos, o como desde aquí le llaman, Peña Sobancio. Podremos ver también los pueblos de Abiegos o Taranes, rodeados de verdes praderas de pastos para la ganadería, que aún resiste a los cambios de modo de vida actuales. Para conocer el Parque Natural de Ponga debemos caminarlo, debemos adentrarnos en la profundidad del bosque, acercarnos a los abismos donde el rebeco vive ajeno al humano y debemos auparnos a las cumbres para tomar perspectiva de donde nos encontramos.

Podrías estar interesado en …